Es frecuente que luego de los embarazos se produzca un “abombamiento” del abdomen que se debe a la separación de los músculos rectos abdominales (se denomina diastasis). A su vez la piel se encuentra distendida y flácida. Algo similar se presenta cuando se produce un descenso de peso importante en donde la piel no se adapta al contorno del cuerpo y cae como un pliegue. La abdominoplastia permite corregir la separación de los músculos y extraer la piel excedente del abdomen corrigiendo de esta forma la flacidez y contorno corporal.