Tanto el paso del tiempo como la pérdida de peso hacen que la piel pierda su capacidad de retracción. Esto produce la característica del “brazo colgante”. Esta cirugía permite corregir la circunferencia del brazo removiendo el excedente cutáneo.