Se presentan una gran variedad de deformaciones del pabellón y lóbulo auricular que pueden ser de origen traumático o congénito. La auriculoplastia permite modelar el cartílago auricular corrigiendo la forma y el tamaño del pabellón en una proporción adecuada al rostro de la persona.