Hay una gran variedad de sustancias que se utilizan para restaurar o dar volumen a las diferentes partes del rostro. Dependiendo del producto utilizado, varía su durabilidad o permanencia en el tiempo. La versatilidad de los implantes nos permiten corregir arrugas, rellenar zonas como pómulos, mentón, surcos, dar volumen al labio y/o realizar correcciones del dorso nasal sin cirugía (rinomodelación)