Para poder sacar un tatuaje hay varias opciones, entre ellas se encuentra: la cirugía, el tratamiento con láser o la posibilidad de cubrirlo con otro tatuaje.

La extracción quirúrgica consiste en la remoción de la piel dejando una cicatriz en el lugar. Dependiendo del tamaño del tatuaje, puede requerir más de una cirugía.

Cubrirlo con otro tatuaje suele ser una de las opciones más elegidas para evitar dejar una cicatriz en esa zona pero requiere de tatuajes más grandes y de colores oscuros para tapar el anterior limitando la elección de lo que realmente se quiere llevar en la piel.

La extracción con láser permite remover el tatuaje de la piel sin dejar cicatrices adicionales ya sea porque ese tatuaje te dejó de representar, te dejo de gustar o por cuestiones laborales.

El tipo de láser necesario para sacar la tinta se denomina Neodimio Yag Q-Switched. Este láser permite:

  • remover tatuajes,
  • tratar lesiones pigmentadas benignas,
  • tratar lesiones vasculares superficiales

El Q-switched funciona sobre la base de la fototermólisis selectiva. Los pulsos de alta potencia y con breves tiempos de exposición producen un daño térmico mínimo sin afectar al tejido adyacente.

¿Cómo funciona?

La energía del láser hace que las células que contienen el pigmento estallen. Los restos de pigmentos dentro de la piel son reabsorbidos para ser eliminados por el sistema linfático sin causar ningún daño en la piel. Los pigmentos que no se reabsorben se vuelven a encapsular y es por ello que se requieren otras sesiones para su eliminación completa.

La cantidad de sesiones necesarias para lograr la eliminación del tatuaje dependerá de la profundidad de la tinta, del tiempo transcurrido desde la realización del tatuaje y de los colores que posea el mismo. En general, pueden ir de 6 a 10 sesiones.

Para aquellos que quieren hacer un “cover up” (tatuar encima), sólo se necesitarán 3 sesiones promedio para aclarar el tatuaje. Al mes pueden volver a tatuar la zona.

Ventajas

  • La eliminación de tatuajes con láser no deja huellas en la piel
  • Es un tratamiento mínimamente invasivo
  • Es un método rápido
  • Seguro y efectivo

Cuidados tras el tratamiento

  • se deberá evitar la exposición al sol.
  • uso de cremas indicadas en el consultorio
  • no practicar actividades físicas que impliquen contactos o roces de piel, ya que la dermis está muy sensible tras el tratamiento.

Contraindicaciones

El uso del láser está contraindicado en:

  • mujeres embarazadas o que estén amamantando.
  • personas fotosensibles.
  • problemas de cicatrización (queloides) y cutáneos (ejemplo: pacientes diabéticos)