Es un procedimiento que se utiliza para lograr el volumen deseado de las diferentes zonas del rostro como pómulos, mentón, región nasal, labios. También puede ser utilizado para rellenar los surcos y arrugas profundas que se van acentuando con el paso de los años como en la región nasogeniana y arrugas peribucales. Se emplean diferentes tipos de sustancias, las cuales se eligen dependiendo del lugar de aplicación y la duración del resultado deseado (ejemplos: ácido hialurónico, carboximetilcelulosa, hidroxiapatita, entre otras).